Image

Válvulas Termostáticas

Las válvulas termostáticas regulan el caudal de agua caliente que circula en el interior de los radiadores. Su montaje es rápido y seguro y deberá ser siempre realizado por una empresa instaladora autorizada. La etiqueta TELL [ThermostaticEfficiencyLabel] de eficiencia para la válvulas mecánicas y la certificación EU.BAC para la válvulas electrónicas son los indicativos de calidad de estos componentes.

Dudas y Preguntas Frecuentes

Las válvulas termostáticas sirven para controlar la potencia calorífica de los radiadores mediante la regulación del caudal de agua caliente que circula en su interior. Podemos programar el encendido de la calefacción y ajustarla.

Compara la temperatura fijada en el cabezal, con la real de la habitación calefactada, la válvula determina el valor de la desviación y el sentido. El actuador que incorpora es el encargado de reducir o anular dicha desviación. Cuando la temperatura ajustada es mayor que la que existe en la habitación, el actuador de la válvula abrirá el paso de agua caliente para aumentar potencia calorífica del radiador. Si las temperaturas coinciden mantendrá su posición y si el ajuste es menor cerrará el paso de agua caliente para conseguir que el radiador se enfríe.

Básicamente hay dos tipos: Válvulas mecánicas o térmicas con ajuste de temperatura manual mediante un cabezal giratorio con una escala de regulación y las electrónicas que permiten el ajuste y la programación desde un teclado numérico o alfanumérico sobre el propio cabezal, desde un mando a distancia o con un dispositivo móvil a través de internet.

La válvula termostática es un componente que se integra en la instalación térmica de un edificio y en su instalación. El montaje de estos dispositivos, deberá ser siempre realizado por una empresa instaladora autorizada. Si el radiador existente, dispone de un cuerpo que tenga un acoplamiento compatible con el cabezal, no será necesario desmontarlo. Incluso cuando sea necesario instalar el adaptador, la instalación podrá realizarse sin necesidad de desmontarlo. Las válvulas están dotadas de una junta hidráulica de goma para su conexión con el radiador, su montaje es rápido y seguro, sin que sea necesario emplear otro sellante para asegurar la estanqueidad del sistema.

Existen cabezales termostáticos con sensor externo. Este tipo de válvula medirá la temperatura en la zona donde se instale el sensor, normalmente en el suelo o en la pared.

La válvula termostática limita el paso del agua al radiador para controlar la temperatura.Esto provoca la “estratificación térmica”, o sea, el agua más caliente permanece en la zona alta del radiador y la que está más fría, en la zona baja.

Solamente si se va ausentar por mucho tiempo, hay que bajar la selección de las válvulas. Conseguir la temperatura ideal a lo largo del día es muy costoso desde un punto de vista energético, por lo que si la ausencia es de horas, no merece la pena.

En verano se recomienda abrir al máximo para evitar que pueda bloquearse la junta interna de cierre.

Image

Información

Instalaciones

Mantenimiento

Soluciones y Mejoras

Montaje y Control