normativa

Normativa de Climatización y Eficiencia Energética

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), establece las condiciones que deben cumplir las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, pero no es la una única normativa en el sector de la climatización y el frío industrial. Para planificar y cumplimentar todos los procedimientos legales, hay que manejar reglamentación a nivel de instituciones europeas, nacionales y de las propias Comunidades Autónomas o del Ayuntamiento correspondiente.

Normativa Instalaciones termicas

Ver

Es el marco normativo básico en instalaciones de climatización y refrigeración. El RITE vigente se implementa a través del Decreto 1027/2007 que regula los requisitos de eficiencia energética y de seguridad que deben cumplir las instalaciones térmicas de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, que atienden la demanda de bienestar térmico e higiene en los edificios, afectando al diseño, dimensionado, ejecución, puesta en marcha, manejo, mantenimiento, uso e inspección de las instalaciones.

Ver

Corrección de errores del Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios.

Ver

Este Real Decreto busca conseguir un mayor ahorro energético al regular las condiciones de temperatura de grandes superficies y edificios públicos con afluencia habitual de un número elevado de personas, a través de modificaciones en la Instrucción Técnica IT-3 dedicada al mantenimiento y uso de estas instalaciones.

Limita las condiciones de temperatura en el interior de los establecimientos habitables y locales dedicados a usos: administrativo, comercial (tiendas, supermercados, grandes almacenes, centros comerciales y similares) y pública concurrencia. Dentro de estos últimos, se encuentran los destinados a usos culturales (teatros, cines, auditorios, centros de congresos, salas de exposiciones y similares), a espectáculos públicos y actividades recreativas, a restauración (bares, restaurantes y cafeterías) y al transporte de personas (estaciones y aeropuertos).

Establece los valores límite de las temperaturas del aire para dichos edificios y locales. Si usamos energía convencional, se limita a 21º C la temperatura del aire en los recintos calefactados y se establece que dicha temperatura no será inferior a 26º C para los recintos refrigerados. También fija la humedad relativa entre el 30% y el 70%. Por último, establece que los edificios y locales con acceso directo desde la calle, deben tener un sistema de cierre de puertas que impida que éstas permanezcan abiertas permanentemente.

Ver

Corrección de errores del Real Decreto 1826/2009, de 27 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio.

Advertidos errores en el texto del Real Decreto 1826/2009, de 27 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, publicado en el «Boletín Oficial del Estado» número 298, de 11 de diciembre de 2009, se procede a efectuar las oportunas rectificaciones.

Ver

Segunda corrección de errores del Real Decreto 1826/2009, de 27 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio.

Ver

En el Real Decreto 249/2010, de 5 de marzo, se adaptan determinadas disposiciones en materia de energía y minas a lo dispuesto en la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, y la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio.

El 28 de diciembre de 2006 entró en vigor la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior (Directiva de Servicios), que tiene por objetivo alcanzar un auténtico mercado único de servicios en la Unión Europea a través de la eliminación de las barreras legales y administrativas que actualmente limitan el desarrollo de actividades de servicios entre Estados miembros. Para ello, los Estados miembros verificarán y, según proceda, simplificarán los procedimientos y trámites aplicables al acceso a una actividad de servicios y a su ejercicio.

La incorporación de dicha directiva al ordenamiento jurídico español se produjo mediante la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, a la que ha seguido la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio.

Ver

Este decreto nace con el objetivo de transponer la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética de los edificios, al ordenamiento jurídico español y la exigencia establecida en la disposición final segunda del Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, de proceder a una revisión periódica en intervalos no superiores a cinco años de la exigencia de eficiencia energética.

Aconseja la mejora del rendimiento en los equipos de generación de calor-frío y los equipos de movimiento-transporte de fluidos y aumentar el aislamiento en los equipos y conducciones de los fluidos térmicos, para optimizar el rendimiento energético de las instalaciones y reducir sus consumos

Fomenta el uso de energías renovables como la energía solar y la biomasa y el aprovechamiento de la recuperación de la energía y de energías residuales. También Regula la contabilización de consumos en el caso de instalaciones colectivas y incide en la desaparición de combustibles sólidos más contaminantes y los equipos generadores menos eficientes.

Ver

Corrección de errores del Real Decreto 238/2013, de 5 de abril, por el que se modifican determinados artículos e instrucciones técnicas del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio.

Ver

Versión actualizada en el 2013, que contiene todas las modificaciones del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), estableceiendo las condiciones que deben cumplir las instalaciones destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene a través de las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, para conseguir un uso racional de la energía.

Normativa Eficiencia Energética

Ver

El objetivo de esta directiva es fomentar la eficiencia energética de los edificios sitos en la Unión, teniendo en cuenta las condiciones climáticas exteriores y las particularidades locales, así como las exigencias ambientales interiores y la rentabilidad en términos coste y eficacia.

Establece una metodología de cálculo de la eficiencia energética integrada de los edificios o de unidades del edificio. Los edificios nuevos y los edificios existentes que sean objeto de reformas importantes, tienen que cumplir unos requisitos mínimos de eficiencia energética.

Hace referencia a los planes nacionales destinados a aumentar el número de edificios de consumo de energía casi nulo, la inspección periódica de las instalaciones de calor y frío, los sistemas de control independiente de los certificados de eficiencia energética y de los informes de inspección.

Ver

Esta directiva europea tiene como objeto el establecer el fomento de la eficiencia energética dentro de la Unión, para asegurar un 20% de ahorro para el año 2020 y preparar el camino para mejoras de eficiencia energética más allá de ese año. Dispone el establecimiento de objetivos nacionales e impone unas normas destinadas a eliminar barreras en el mercado de la energía y a superar deficiencias del mercado que obstaculizan la eficiencia en el abastecimiento y el consumo de energía.

Cada Estado miembro debe fijar un objetivo nacional de eficiencia energética orientativo que tendrá en cuenta, entre otros, los avances en todas las fuentes de energía renovables, la energía nuclear, la captura y almacenamiento de carbono, etc. Deben renovar el parque nacional de edificios residenciales, comerciales y sobre todo, los edificios de los organismos públicos, adquiriendo solamente productos, servicios y edificios que tengan un alto rendimiento energético.

Cada Estado miembro establecerá un sistema de obligaciones de eficiencia energética y fomentará las auditorías energéticas de carácter específico o bien las que formen parte de una auditoría medioambiental más amplia.

Deben potenciar el uso por parte de los clientes finales de electricidad, gas natural, etc., el uso de contadores individuales que reflejen exactamente su consumo real de energía y que proporcionen información en el tiempo real de su uso, garantizando que los clientes finales puedan acceder fácilmente a información sobre su consumo histórico.

Ver

Mediante este real decreto se transpone parcialmente la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, en lo relativo a la certificación de eficiencia energética de edificios, refundiendo el Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, con la incorporación del Procedimiento básico para la certificación de los edificios existentes, teniendo encuenta la experiencia de su aplicación en los últimos cinco años.

Establece las condiciones técnicas y administrativas para realizar las certificaciones y la metodología de cálculo para realizar su calificación, considerando aquellos factores que más incidencia tienen en el consumo de energía de los edificios. Aprueba la etiqueta de eficiencia energética como distintivo común en todo el territorio nacional. Promueve el ahorro de energía obligando a los compradores y usuarios a informar de las características energéticas de los edificios, mediante un certificado que permita valorar y comparar sus prestaciones.

Se crean los denominados documentos reconocidos para la certificación de eficiencia energética, que se definen como documentos técnicos, sin carácter reglamentario, que cuentan con el reconocimiento conjunto del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y del Ministerio de Fomento. El certificado tendrá una validez máxima de diez años. La Comunidad Autónoma correspondiente establecerá las condiciones específicas para proceder a su renovación o actualización, siendo el propietario del edificio el responsable de realizarla. Este podrá proceder voluntariamente a su actualización, cuando considere que existen variaciones que puedan modificar dicho certificado.

Ver

Advertidos errores en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, publicado en el «Boletín Oficial del Estado» número 89, de 13 de abril de 2013, se efectuan las oportunas rectificaciones.

Ver

La eficiencia energética es esencial para un crecimiento sostenible, refuerza la seguridad del abastecimiento energético y permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de otras sustancias contaminantes. Todos los estados miembros de la Unión Europea se comprometieron a aumentar la eficiencia energética un 20% antes de llegar a 2020. En 2011 el Consejo Europeo reconoció que el objetivo del 20% para 2020 iba camino de no cumplirse, con lo que, en 2012, aprobó una Directiva Europea (Directiva 2012/27/UE) para favorecer el cumplimiento del objetivo marcado.

Cuatro años más tarde, ya en 2016, el gobierno español decide transponer dicha directiva en Real Decreto (RD 56/2016). Una transposición que llega en el tiempo de descuento y tras haber sido nuestro país amonestado por no haberse dado más prisa en elaborarlo (y aprobarlo). Este decreto tiene como objetivo el impulsar y promocionar un conjunto de actuaciones a realizar dentro de los procesos de consumo energético que contribuyan al ahorro y la eficiencia de la energía primaria consumida en España, así como a optimizar la demanda energética de la instalación, equipos o sistemas consumidores de energía.

El otro gran objetivo a conseguir es el de disponer de un número suficiente de profesionales competentes y fiables, registrados en el Listado de Proveedores de Servicios Energéticos a fin de asegurar la aplicación efectiva y oportuna de la citada Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012.

Ver

La Orden FOM/1635/2013, de 10 de septiembre, actualiza el Documento Básico DB-HE "Ahorro de Energía", del Código Técnico de la Edificación, aprobado por Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo. Este documento incluye también las corrección de errores de la Orden FOM/1635/2013 de 10 de septiembre, publicado el 8 de noviembre de 2013 Sec. I. Pág. 89944.

Este Documento Básico (DB) tiene por objeto establecer reglas y procedimientos que permiten cumplir el requisito básico de ahorro de energía. Las secciones de este DB se corresponden con las exigencias básicas HE 1 a HE 5, y la sección HE 0 que se relaciona con varias de las anteriores. La correcta aplicación de cada sección supone el cumplimiento de la exigencia básica correspondiente. La correcta aplicación del conjunto del DB supone que se satisface el requisito básico "Ahorro de energía".

Ver

El Real Decreto Ley 8/2014 aprueba una serie de medidas de carácter urgente para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, que afecta a 26 leyes. En el Capítulo IV incluye una serie de medidas en materia de eficiencia energética:

- Crea el sistema nacional de obligaciones de eficiencia energética para asignar unas cuotas de ahorro energético a las empresas comercializadoras de gas y electricidad, así como los operadores petrolíferos.

- Establece unos objetivos de ahorro anual que serán repartido entre los sujetos obligados del sistema y se crea un mecanismo basado en la obtención de Certificados de Ahorro Energético (CAE) para justificar el cumplimiento de las obligaciones de ahorro energético para los sujetos obligados del sistema.

- Define la futura creación del Fondo Nacional de Eficiencia Energética para la financiación de las iniciativas nacionales de eficiencia energética para alcanzar el objetivo de ahorro energético.

- Exige un seguro obligatorio de responsabilidad civil por parte de los proveedores de servicios energéticos y establece un régimen de infracciones y sanciones en materia de eficiencia energética.

Ver

En la página web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, se ha publicado un documento con preguntas frecuentes sobre el Real Decreto 235/2013, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.

El documento incluye las preguntas más frecuentes sobre la certificación de la eficiencia energética de los edificios, en relación con los siguientes aspectos: técnicos competentes, ámbito de aplicación, edificios ocupados por una autoridad pública, edificios frecuentados habitualmente por el público, condiciones técnicas y administrativas relativas a los certificados de eficiencia energética y etiqueta de eficiencia energética.

Información

Instalaciones

Mantenimiento

Soluciones y Mejoras

Montaje y Control