Image

Repartidores de Costes

Los repartidores de coste para calefacción, están diseñados para medir el consumo individual de cada radiador. Son dispositivos electrónicos que se instalan en la superficie y mediante el uso de sensores, permiten cuantificar lo que gasta cada uno de forma independiente. La directiva 2012/27/UE del Parlamento europeo impone su montaje antes del próximo 1 de Enero del 2017.

Dudas y Preguntas Frecuentes

La directiva 2012/27/UE del Parlamento europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la Eficiencia Energética, en su artículo 9, especifica que todos los edificios que estén dotados de sistemas de calefacción o climatización central, tendrán que tener instalados dispositivos de medición individuales antes del próximo 1 de Enero de 2017.

Son dispositivos electrónicos que se instalan en la superficie de los radiadores y permite cuantificar lo que gasta cada uno de forma independiente. Están diseñados para medir el consumo individual de cada radiador, en instalaciones con sistema de climatización centralizado

La instalación de repartidores de costes debe realizarla un instalador homologado. La instalación aunque sencilla, debe cumplir una serie de requisitos para que sea correcta y cumplir con la normativa UNE-EN834:1994.

Termalia Climatización es distribuidora oficial de repartidores y válvulas termostáticas de Honeywell, uno de los mayores fabricante de estos dispositivos. Póngase en contacto con nosotros, resolveremos las dudas que tengan sobre el tema y le informaremos de las subvenciones, precio y tipos de dispositivos disponibles.

Dispone de unos sensores que miden la temperatura en la superficie del radiador y la temperatura ambiente de la habitación donde el radiador está instalado. La diferencia entre estas temperaturas es utilizada para el cálculo del consumo. Si la diferencia de temperaturas entre el radiador y la habitación es muy elevada, indica que la calefacción está en marcha. Cuanto más elevada sea esta diferencia de temperaturas, mayor será el consumo.

No todos los repartidores de costes son iguales. La frecuencia de emisión de datos de un repartidor de costes vía radio varía mucho en función de cada fabricante, hay repartidores que emiten los valores registrados cada 2 o cada 4 minutos y otros sistemas emiten las lecturas diarias o mensualmente. El modo de lectura también es diferente según cada fabricante.

Es imprescindible que el repartidor de costes tenga marcado CE, que esté fabricado según la norma UNE-EN-834 y que tenga certificado de verificación firmado por un laboratorio independiente y homologado, La Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), ha creado el Sello de Calidad AERCCA, que garantizará que los repartidores de costes y las empresas que los instalen cumplan los mínimos requisitos de calidad exigibles.

Un repartidor de costes homologado, debe cumplir con normativa europea UNE-EN834:1994 que determina la instalación y el funcionamiento que han de tener y los requisitos que deben cumplir. El montaje debe hacerse a un 75% de la altura del radiador y en el centro como norma general, a no ser que el fabricante del radiador especifique otra ubicación. Una la correcta instalación asegura la exactitud de la medición.

No es necesario hacer obra. Su montaje se realiza con una placa de aluminio que lo fija al radiador.

La norma UNE-EN-834 no determina un factor de corrección para estos casos. Para salvar este o cualquier otro impedimento que obstaculice el montaje normal, existen repartidores de costes con sensor externo que solventan estos problemas.

El repartidor de costes es un dispositivo que solamente mide el consumo. La válvula termostática puede regular la temperatura de la zona donde se encuentre el radiador y permitir que no esté siempre en funcionamiento, con el consiguiente ahorro de energía.

En edificios donde existe una calefacción centralizada, los usuarios desconocen lo que gasta su vivienda. Es habitual que después de instalarlos, los usuarios suelen concienciarse de su consumo real y comienzan a desarrollar hábitos de ahorro, bajan la temperatura de algunos radiadores y cierran otros situados en zonas no ocupadas habitualmente en la vivienda. Este consumo más controlado, con el uso de válvulas termostáticas, es el que realmente produce el ahorro.

Para el cálculo a realizar con el importe del recibo final que pagará cada vivienda, existe una parte variable obtenida del consumo individual y una parte fija, que incluye unos costes fijos que se han de pagar siempre. Los costes fijos (mantenimiento, consumo eléctrico, etc. ) se reparten entre los vecinos según un coeficiente establecido por la Comunidad de Propietarios, ya que no existe una legislación que lo especifique.

Image

Información

Instalaciones

Mantenimiento

Soluciones y Mejoras

Montaje y Control